febrero 06, 2021 2 lectura mínima

El tercero beneficio del afeitado clásico, pero posiblemente el más importante, es una menor huella ecológica, principalmente en forma de un menor consumo de plásticos de un solo uso.

Según la EPA estadounidense, más de 2.000 millones de maquinillas y cartuchos de plástico acaban en los vertederos cada año. En Colombia, si hacemos una suposición conservadora de que 20 millones de colombianos utilizan un cartucho de plástico estilo Mach 3 de usar y botar al mes, serían 240 millones de cartuchos de plástico tirados cada año. Estas maquinillas y cartuchos no son reciclables porque combinan metal y plástico. También son un peligro biológico.

No más plásticos!

Con el afeitado clásico, se utiliza una máquina de afeitar de metal de larga duración, que puede durar décadas, toda la vida o más, dependiendo de la calidad de la máquina. Luego se utilizan cuchillas de acero inoxidable que no contienen plásticos y son reciclables. Se pueden acumular fácilmente durante años en un tarro o una caja de seguridad especial hasta que tengas cientos de ellas, momento en el que puedes llevarlas a un reciclador de metales.

Además, utilizar cremas y jabones de afeitar naturales en lugar de espuma enlatada reduce el uso de productos químicos y gases que pueden dañar el medio ambiente durante su fabricación y uso. Los envases de plástico en los que se venden la mayoría de los jabones de afeitar están hechos de plásticos reciclados y reciclables, y también puedes reutilizarlos con un recambio de jabón o para otros usos.

Pasar al afeitado clásico es una forma fácil, sana y económica de reducir tu huella medioambiental y disminuir la cantidad de plásticos de un solo uso que acaban en nuestros océanos y vertederos.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.